SANTO DOMINGO RD 23/11/14 FACHADA DEL PALACIO DE LA POLICIA NACIONAL,FOTO.JOSE JUSTO FELIZ

Miembros de la Policía Nacional rechazaron un soborno de 150 mil pesos que le ofrecieron seis hombres sorprendidos transportando una lancha en un camión, en la que contemplaban viajar de forma ilegal hacia Puerto Rico, informó la institución este jueves.

Los apresados son Rolando Díaz, de 56 años, y sus hijos Rolando, Ronald, Roydy y Ramón Emilio Díaz Mercedes; también fue detenido Juan Milcíades Báez Tejada, de 49 años, de acuerdo al comunicado de prensa.

La Policía explicó que el grupo fue apresado en la avenida 25 de Febrero, en Santo Domingo Este, cuando se desplazaban en una jeepeta Mitsubishi Montero negra, placa G082699, y en un camión contenedor Mack, blanco, placa H-66506. Dentro del camión los hombres transportaban una lancha azul, con motor fuera de borda, con la cual contemplaban viajar hacia la vecina isla borinqueña de forma ilegal.

Según el informe policial, cuando los agentes detuvieron el camión, los detenidos le ofrecieron 150 mil pesos para que les permitieran continuar su camino.

“Los agentes rechazaron la oferta porque su formación y su compromiso con nuestra Policía Nacional son más fuertes que cualquier propuesta que un ciudadano en conflicto con la ley le pueda ofrecer”, indica la nota de prensa de la institución.

Fue en ese momento que los agentes condujeron a los infractores al cuartel de la Policía Nacional en Villa Duarte, donde admitieron que trataban de viajar a Puerto Rico sin cumplir los requisitos que la ley establece.

Posteriormente, los seis hombres fueron puestos bajo control de la Armada de la República Dominicana (ARD) para los fines legales correspondientes.

El director general de la Policía Nacional, mayor general Ney Aldrín Bautista Almonte, reiteró que durante su gestión reconocerá y premiará a los agentes que hagan su labor con honestidad, orgullo y disciplina, y que expulsará de manera deshonrosa de la familia institucional a quienes utilicen su condición de policía para quebrantar la ley y el orden público.