Las conductoras Esmeralda De la Cruz y Francisca Jiménez, quienes manejan una patana en la Cervecería Nacional Dominicana (CND) y un autobús de la Oficina Metropolitana de Servicios de Autobuses (OMSA), respectivamente, manifestaron que nunca han sentido temor de conducir en el país a pesar de ser una sociedad machista.

En tal sentido, Jiménez dijo que estaba muy concentrada en su oficio y tratando de demostrar que las mujeres también pueden conducir.

Mientras De la Cruz indicó cuando estuvo en la OMSA no hubo problemas con el machismo, pero que ya en el vehículo de carga fue una etapa tremenda: «…todo se ha realizado y el respeto de los demás se ha logrado. No fue fácil, pero lo logramos salir bien”.

Francisca Jiménez, oriunda del municipio de Moca, provincia Espaillat, expuso que llegó a la ciudad de Santo Domingo en el 1986, y que un amigo que manejaba un autobús público le pidió que fuera su cobradora. Desde ese instante -dijo- empezó su oficio en el sector del transporte público.

Jiménez compartó que su llegada a la OMSA fue como cajera, y que recientemente se le presentó la oportunidad de conducir uno de los autobuses de la institución.

Conductora

Francisca Jiménez, conductora de autobús en la Oficina Metropolitana de Servicios de Autobuses (OMSA).

Expuso que el proceso de cajera a conductora fue una buena experiencia, ya que los instructores fueron dedicados y tuvieron mucha paciencia en el proceso de enseñanza.

“Ya yo cojo calle porque estoy ahí en el corredor de la OMSA en la avenida Máximo Gómez que inicia en el proyecto Mamá Tingo de Villa Mella, municipio Santo Domingo Norte, hasta La Feria en el Centro de Los Héroes. No es fácil conducir en esa vía por el flujo del tránsito que hay, y muchos tapones”, destacó Jiménez.

La conductora de autobuses de licencia categoría III, indicó que tiene cuatro hijos, un varón y tres hembras, y que el sustento de la familia proviene de su trabajo. Reveló que el salario en la OMSA es de RD$20 mil al mes, con un horario de trabajo de 5:30 de la mañana hasta las 2:00 de la tarde, dependiendo de cómo está el tránsito.

Mientras que Esmeralda De la Cruz, conductora de patana con licencia categoría VI, narró que comenzó a conducir vehículos pesados durante una oportunidad que se le presentó en la OMSA en el 2007, y que actualmente recorre el país trasladando mercancías de la Cervecería Nacional Dominicana.

Esmeralda

Esmeralda De la Cruz, conductora de patana en Cervecería Nacional Dominicana (CND).

De la Cruz explicó que conduce un camión con una cola o doble cola hacia los diferentes centros de acopios que tiene la Cervecería en las provincias del país, al poner como ejemplo los municipios de Mao, Puerto Plata y Hato Mayor, entre otras zonas.

Sobre cómo se siente al conducir un vehículo pesado, la dama manifestó que prácticamente se es como manejar una jeepeta, debido a que los camiones de la CND son muy modernos y confortables para los conductores: «Tengo la experiencia de pasar cambios y por eso no me quedo atrás en el oficio de conducir».

La madre de tres hijos, de 8, 11 y 16 años, recordó que ayer martes le tocó amanecer en las calles conduciendo, pues estuvo desde las 6:00 de la tarde hasta las 06:00 de la mañana.

Al participar en el programa De la A a la Z, conducido por Ricardo Nieves y Rosa Encarnación, Jiménez expresó que en su labor de conductora de vehículo pesado no tiene ayudante asignado, y que su único asistente es Dios, mientras que de la Cruz comentó que cuenta con el apoyo de la cajera de la OMSA.